29 octubre, 2017

De las derrotas, la humildad y Rumí

Cualquier historiador, no demasiado sesgado por la emoción, debería reconocer que el mejor mariscal alemán de la Segunda Guerra Mundial no fue Rommel (más mediático, pero poco más ..) sino  Erik Von Manstein.

De su cerebro derivan dos de las "mejores" campañas (si es que se puede hablar así cuando se habla de guerras) , el golpe a Francia en 1940 y la retirada del sur de Rusia en 1943-44

A la segunda me referiré, como ejemplo de gestión. Es cierto, se puede considerar una sucesión de derrotas, pero no de catástrofes, que permitieron hacer una "retirada ordenada" (otro oximorón...) con contraataques incluidos.

El principio es básico, conserva la iniciativa, retírate, acomoda la posición, espera que avance, busca su punto débil, y revuelvete contra el enemigo. Si lo repites suficientes veces es posible que consigas detenerlo, e incluso derrotarlo.

Y esta visión estratégica tan obvia, parece que a menudo las personas (en todas sus acepciones, padres, profesionales, ciudadanos y políticos) la olvidamos y nos ceñimos a una posición fija, esperando parar a nuestro "enemigo", pensando inocentemente que, como llevamos la razón, nada nos puede derrotar.

De hecho, ya estamos derrotados, nos ha derrotado el orgullo. 

Este orgullo que es casi uno de los peores enemigos que tenemos (digo casi, porque el peor es la ira) , y que solo se puede combatir con la humildad.  

La humildad de saberse capaces de revertir las cosas, aún en la situación más complejas, buscando un punto de encuentro, aún sabiendo que en el corto plazo puedes perder batallas, pero siendo consciente que las guerras se pelean en largo y que una victoria - pírrica - no es victoria.

Si estamos obligados a luchar, debe ser la última opción como decía Sun tzu, seamos capaces de avanzar y retroceder asegurándonos el mejor desarrollo estratégico. Si no es estrictamente necesario, hagamos de la humildad nuestro ejército, busquemos el diálogo, y actuemos - avanzando o retrocediendo - manteniéndonos enfocados en  que lo podremos resolver.

Y entonces, descubriremos que hemos alcanzado la mejor solución.

25 septiembre, 2017

De mi tierra. los líos y los cuentos tibetanos


En mi tierra hay lío .....ni más, ni menos


Y refiero la palabra lío, no problema

Porque un problema, lo es si no tiene solución, y un lío siempre la tiene

Alguna vez he citado a mi abuela materna - una mujer, por cierto, de armas tomar - que cuando me veía nervioso me repetía - en un mal castellano porque era de origen húngaro - y "pacientemente"  que tenía que comprender (no entender, comprender) y que si las personas comprendiéramos un poco más, mucho menos líos tendríamos. Como decía Covey, primero comprender, después ser comprendido

Porque como decía San Pablo decía en la carta a los corintios (13,11)

Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño, pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño

y los líos en mi modesta opinión es cosa de niños.

Ser adulto es dejar el niño dentro y sobre todo aprender a escuchar. Acabar con los líos implica que cada uno decida que quiere escuchar y todos escuchen. No hay que gritar para que nos escuchen.

Comprendiendo, escuchando y buscando soluciones donde todos ganen algo y todos estén dispuestos a perder algo, entonces, y solo entonces, los líos desaparecen.

Porque, como dice el cuento tibetano, 

Cuando dos personas están enojadas, 
sus corazones se alejan mucho. 

Para cubrir esa distancia deben gritar, 
para poder escucharse. 

Mientras más enojados estén, 
más fuerte tendrán que gritar 
para escucharse uno a otro 

De las baterias y la motivación

Hace poco hoy a un conferenciante afirmar, sin ningún tipo de verguenza y con mucho convencimiento una frase que podría sonar a anatema en la gestión empresarial actual

La misión de un líder es no desmotivar a su equipo, las personas deben venir motivadas de casa

Y es que, a menudo, nos cargamos como padres, hijos, amigos o responsables de equipos de responsabilidades que no podemos asumir, la motivación es como la voluntad, se agota y se recarga.

La recarga no puede venir desde fuera, al fin y al cabo, podemos ser nuestros mejores amigos o nuestros mejores enemigos ( y eso lo podemos decidir), pero sería francamente absurdo - cuando no difícil de entender salvo que existan patologías clínicas que lo justifiquen - que no te lleves bien con la persona que ves primero al levantarte , tu mismo.

Así pues, si queremos mejorar en cualquier ámbito de relación de la vida (excluyo los propios, que también tienen su propio "método") convendría que recordáramos algunos consejos prácticos 

- que nuestra misión no es hacer por los demás sino acompañar y ayudar a hacer  (frase que leí de un responsable de voluntarios de Caritas) 
- que las baterías de la voluntad y la motivación se llenan cuando las personas se sienten importantes y útiles (recomiendo leer información sobre actividades - experimentales - hechas en asilo donde los residentes tomaban una parte de sus decisiones - incluido el menú del día ) y que eso si que está en nuestra mano
- que solo si nos llevamos bien con nosotros mismos (con un buen dialogo interior) podremos llevarnos bien con el mundo

Seamos pues conscientes de nuestra responsabilidad, en la justa y apropiada medida y así, sin duda,  seremos mas felices y sabremos acompañar a la nuestro entorno a serlo también

Porque como dijo Marco Aurelio

La felicidad depende de la calidad de tu pensamiento 


20 julio, 2017

Que es el ego?

Del denostado cristianismo, podemos sacar entre  otras, algunas lecciones fundamentales :


  • Que se no se debe criticar sin saber
  • Que de lo que dice mucho es especialmente inspiracional - con o sin trascendencia asociada

Del denostado Freud (no por todos... como no lo es el cristianismo) podemos sacar buenas lecciones sobre el ello, el yo y el superyo

Y de ambos dos, con toda la extrema modestia que ello implica, podemos también aprender algunas cosas : 

  • Que quien no se ama, no puede amar
  • Que nuestro "yo" es el que debe conseguir manejarse entre el loco y la bestia
Porque mezclando ambas cosas, deduces que debe tener un "ego" educado, en buscar - moderadamente - el placer -,  a su vez ascético  en el sentido de llevar una vida sobria, porque amar a los demás implica renunciar. aunque sea muy temporalmente,  a amarte (y amarte es aceptarte, comprenderte, mejorarte y aprender de tus errores) 



Conseguir algún sueño, deseo, trabajo, pareja, respeto .... debe implicar dos elementos que no deberíamos olvidar
  • Que hay que salir de nosotros, sin pisar a nadie
  • Que es bueno ser "egoístas" , en el buen sentido, es decir dejar que el loco nos domine, que la bestia se controle y que, en medio, sepamos que hacemos lo moralmente correo

No pisar y sentirse moralmente bien, es la clave de la felicidad, de amar y ser amado, de manejar a nuestro loco.




16 julio, 2017

Si olvidas lo más importante el resto no importa

Siempre insisto que es importante mantenerse enfocado, en la dirección de unos valores firmes, donde se tenga en cuenta siempre el mandamiento "amaras al prójimo como a tí mismo" 

En el amor a los demás, en la pasión que eso inspira, está la verdadera semilla del triunfo,, cito una frase de Emilio Aragón Jr hablando sobre su padre, el payaso Miliki 

""dedicó toda su vida a sus dos grandes pasiones, su trabajo y su familia", y en ambas "triunfó". "Pienso que su legado quedará por generaciones", ha resaltado
No hay triunfo sin respeto, no hay respeto sin amor (en algunos casos en el sentido de la palabra "ágape" griega).

En este mundo que vivimos, donde el egoísmo de algunos puede generar un cambio climático que nos "echará" de la Tierra, donde el individuo es un libro abierto (la Stasi son unos aficionados, comparado con lo que google sabe de nosotros),  donde la posverdad vale más que la verdad, y las palabras más que su significado, incluso en este mundo, debemos recordar lo que realmente es importante.

Lo importante de verdad es querer, respetar, compartir .... pero solo lo podremos hacer si nos quere(mos), respeta(mos), comparti(mos).

Porque la batalla que debemos ganar cada día es la que debemos ganar contra nuestros miedos y nuestras miserias.

Que cada batalla, por pequeña que ganemos, contra (más bien deberíamos decir "en"), nos guiará a ser mejores, y entonces triunfar en el sentido más completo de la palabra

14 junio, 2017

De los libros que marcan , las mentiras de la lógica y el arte de escuchar

Absolutamente refrescante y recomendable : Ralf Diabelli - El arte de Pensar.

No es un libro para leer, es un libro para saborear, y explica algo muy sencillo, como las personas, nos esforzamos y mucho en explicarnos las cosas como más nos convienen, así pues sin querer sesgamos el pensamiento tal que se producen  paradojas tales como : 



  • Sobrevalorar al que triunfa, olvidando los 1000 fracasos
  • Sobrevalorarnos y colocarnos todos por encima de la media
  • Aguantar acciones en perdidas (ejemplo Banco Popùlar) pensando que subirán, porque deben hacerlo 
  • Dejarnos llevar por la masa, aunque sepas que tienes razón 
  • Dejarte invitar, sabes que luego lo pagarás ....
  • etc ...
Pero quiero quedarme haciendo una reflexión particular sobre lo que él llama "El sesgo de la disponibilidad" que se resume en :

Nos creamos una imagen del mundo en función de la facilidad con que encontramos ejemplos
Por ejemplo, como los actos terroristas suenan mucho, sobrevaloramos su probabilidad. Lo que mete más ruido en el cerebro es lo que parece que está más presente.

¿Y esto que tiene que ver con nuestra vida ordinaria?

Es simple, la única forma de progresar se basa en mantenernos en la zona incómoda. esa zona donde las cosas no salen como uno quiere, donde tenemos  que escuchar lo que no te interesa, donde hacermos cosas que no nos apetecen

Evitar vivir con ejemplos (convertir una circunstancia puntual en un problema o una incidencia en una crisis) es como dice un gran profesional y una gran persona, mantenerse alto, mirando como las águilas.

No pensemos que esto solo vale para nuestros ámbitos profesionales, un mal día lo tiene cualquiera, pero un mal día no debe cambiarnos la visión que tengamos de nadie, ni siquiera de nosotros mismos.

Seamos pues críticos, escuchemos, porque como decía Churchill

Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar. 

01 junio, 2017

La importancia de reiventarse y Galois

La historia de Évariste Galois es triste por corta

Pues va a ser que el día de antes que te peguen un tiro haces una revolución en la matemáticas (?)

En mi opinión, estuvo pero no fue.

No todos somos así, no pasa nada por seguir avanzando / mejorando cada día ---¿o sí ?

Somos porque estamos con otras personas, somos porque vivimos, queremos, trabajamos ... juntos
Somos animales de compañía, somos porque (con)partimos. O lo que etimológicaamkente viene a ser partir-con (juntos partir)

No queramos estar, queramos ser. El éxito no es tener más, es ser mejor. Si queda alguna duda recomiendo la más que dolorosa lectura de "directo al infierno" (el que quiera buscar el enlace que se espabile)

Bajo a personal :  El libro me hizo sentir mal, porque no pude (com)prendelo. No en las letras, en el concepto, en la vacuidad el contenido .... en estar  y no ser 

Sentirse pleno (ese punto de plenitud propio de santos - o de tontos - si bien conozco , vuelvo a personal, más santos que tontos - ) es aceptarse, saber estar solo, escuchar mucho, hablar pcco ,.... y lo más importante es, con independencia de tu trabajo, sentirte feliz contigo mismo, sin demostrate nada 

Eso, es ser (no meditar, ni triunfar, ni mandar, ....)








02 mayo, 2017

Sobre la flexibilidad y Bertran Rusell

Finales de 1950 , el Club Laborista de la Universidad de Cambridge aprueba una moción que reprueba a su presidente por defender la Guerra Nuclear contra la Unión Soviética.

En 1958 pasó a ser el presidente de la Campaña para el Desarme Nuclear

En 1960 dimitó porque la organización era demasiado poco activa.

Su nombre era Bertran Rusell, cuando se le preguntó sobre su cambio de postura, lo resumió más o menos en una frase tal como  - mientras uno tenía armas nucleares, podía obligar al otro a no tenerlas. Cuando las dos las tienen, solo puedes ir a la catástrofe -

Si un premio Nobel y uno de los filósofos del siglo XX pueden cambiar su pensamiento, cuanto más nosotros. 

Ser un líder inteligente implica ser capaz de saber cuando debes cambiar, ser un buen líder significa ser flexible.


Pero ser flexible no significa no tener objetivos claros, Bertran Rusell los tenía. 

Conocer tu destino no significa que no puedas cambiar la dirección, como querer mirar hacia atrás no te llevará al lugar que quieras llegar.

Como sea