31 diciembre, 2017

De la retórica y nosotros

Cito a Boris Johnson (el del Brexit) en su libro "El factor Churchill"

"Hitler hizo ver el daño que puede causar el arte de la retórica. Churchill, en cambio, nos enseño que con él se puede salvar a la humanidad. Se ha dicho que la diferencia entre los discursos de Hitler y los discursos de Churchill era que Hitler convencía a sus oyentes de que él , Hitler , podría hacer cualquier cosas, y Churchill los convencía de que eran ellos los que podían hacer cualquier cosa"

Cito ahora a Jesús Hernandez (autor, por cierto, muy agradable de leer) en su libro "Pequeñas grandes historías de la Segunda Guerra Mundial"

"En 1939 un diario estadounidense encargo un curioso estudio. Se trataba de contar las veces que un destacado político pronunciaba la primera persona del singular "yo" en sus discursos y manifestaciones públicas (...)  Franklin D. Roosevelt (..) una de cada 100 palabras era "yo".
(...) pero Adolf HItler era el que más a menudo (la) empleaba, una vez cada 53 palabras"


De lo que se derivan dos corolarios o lecciones que convendría recordar :

  • Que para saber hablar, es preciso saber escuchar (Plutarco)
  • Que debemos olvidar el yo (me) y pensar en nosotros (we)
... y que así las cosas irán siempre mejor

Pero como sea que toda regla tiene una excepción, continuo citando el libro de Jesús Hernandez

"(...) No obstante si analizamos su celebre discurso en el que solo podría prometer "sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor" (..) podemos encontrar la primera persona del singular en una de cada 35 palabras"

Creo que en este caso, la ocasión lo merecía

26 diciembre, 2017

De la transformación digital




El mundo cambia, y cambia deprisa. Las cosas cambian  y cambiarán aún más deprisa. Y la tecnología lo están envolviendo toro (el Internet de las cosas, la conectividad,la robotica, la nanotecnología ,...) , de hecho, está en el "core" del cambio de paradigma, porque la tecnología : 
Ha “educado” al cliente: sabe más, compara más, es menos fiel y lo quiere todo YA
  • Ha diluido muchas barreras de entrada
  • Ha facilitado la creatividad, donde el tamaño importa menos, y los competidores son más descarados.
  • Ha dibujado nuevos modelos de negocio, como el "todo gratis" o el "pago por uso"

Y con este panorama ¿que hacemos?, hay dos respuestas , o rendirse, o avanzar y subirnos al carro de la tecnología 

  • Aprovechando la posibilidad de conectarnos con personas y cosas, mejorando nuestra productividad - incluso la personal - y nuestros costes y aprovechando de verdad los datos
  • Contando con las personas, porque hay muchas máquinas, pero si no hay talento en las personas,  nada haremos
Porque el futuro se basará en una triple premisa : ser más ágiles, ser más productivos (combinando la mejora continua, el lean management, la creatividad ...) y  ser más simples

Por que, cualquier estrategia que diseñemos (para nosotros o una Empresa) deberá tener en cuenta algunas consideraciones : :

  •      Hay que mirar el futuro, pero actuar ya
  •      Mantener la perspectiva (evitar los calentones…)
  •      Pensemos como si fuera una carrera de fondo (aunque seamos millenians de corazón)
  •      Y que las estrategias van a fracasar


PD : estas son mis notas reducidas de un evento  organizado por EY y "La Vanguardia" sobre la transformación digital de la Empresa, al que tuve la oportunidad y el honor de participar.

Más allá del contenido, obtuve dos grandes lecciones:
  • Que hay  muchas personas que saben mucho y da gusto escucharlas (gracias, compañeros ponentes)
  • Y que solo prepararlo ya te permite aprender, pensar y ordenar tus ideas
Y un corolario, nunca renunciar a la oportunidad de participar en los foros, algo siempre sacas, y algo seguro que pones 

Sobre la inteligencia









Existen muchas maneras de caracterizar la inteligencia de las personas, tantas como 
sabios autores, si bien la que parece estar más de moda es la clasificación de Gartner sobre 7 tipos de inteligencia.

Realmente, lejos de mí pretender enmendar la plana al modelo estándar de clasificación, pero es que me ha dado pie a reflexionar y simplificarla un poco.

Es cierto que todos disponemos de algún tipo de habilidad más o menos desarrollada (en algunos casos cuesta, pero existe ....), y es cierto que si nos dedicamos a ella llegaríamos a nuestra mayor cima. 

... Pero no siempre se trata de escalar el Everest de tu capacidad, a veces es mejor escalar más montañas (más óptimos locales) , porque - matemática básica - la suma de sus alturas será mayor que escalar la cima mayor.

Y aquí viene mi clasificación de las personas según su inteligencia (global) - uso la palabra inteligencia como podría usar capacidad - 

El mundo ( y la empresa, y la familia, y hasta las diferentes visiones de uno mismo ..) se divide en 3 categorías 

  • las personas con inteligencia dispersa, es decir:
    • las que empiezan muchas o pocas cosas pero no acaban nada
    • las que siempre parece que tengan grandes ideas o no tener ninguna 
    • Las que hablan más, y hacen menos ..o hablan poco y hacen menos 
    • RECOMENDACIÓN : procurar que trabajen para la competencia .
  • las personas con inteligencia extensiva ( o extensa) . es decir 
    • las que empiezan muchas cosas, y acaban muchas de las cosas que empiezan
    • las que siempre parece que tengan buenas ideas
    • las que hablan mucho y hacen mucho (algunas hablan poco, pero no las conozco...)
    • RECOMENDACIÓN : usarlo como el vino, con moderación y de buena cosecha 
  • las personas con inteligencia intensiva (o intensa) . es decir 
    • las que empiezan pocas cosas, y las acaban 
    • las que tienen buenas ideas en su tema 
    • RECOMENDACIÓN : procurar tenerlas cerca o muy cerca
Es un interesante ejercicio pensar, sinceramente, que tipo de persona eres, y que tipo quieres ser. Si te sale que tienes inteligencia difuminada (grave - es decir, que nunca acabas nada) aplicate la frase " se tu mismo, salvo que seas un imbecil, entonces se cualquier otro ...". 

Si crees que eres de los otros tipos, decide si es lo que quieres ser. Si es así , entonces piensa en el modelo de las 7 inteligencias.  

No es malo se intenso y extenso, sencillamente, hay que quererse como uno es , y procurar mejorar hasta donde quieras ser. 

29 octubre, 2017

De las derrotas, la humildad y Rumí

Cualquier historiador, no demasiado sesgado por la emoción, debería reconocer que el mejor mariscal alemán de la Segunda Guerra Mundial no fue Rommel (más mediático, pero poco más ..) sino  Erik Von Manstein.

De su cerebro derivan dos de las "mejores" campañas (si es que se puede hablar así cuando se habla de guerras) , el golpe a Francia en 1940 y la retirada del sur de Rusia en 1943-44

A la segunda me referiré, como ejemplo de gestión. Es cierto, se puede considerar una sucesión de derrotas, pero no de catástrofes, que permitieron hacer una "retirada ordenada" (otro oximorón...) con contraataques incluidos.

El principio es básico, conserva la iniciativa, retírate, acomoda la posición, espera que avance, busca su punto débil, y revuelvete contra el enemigo. Si lo repites suficientes veces es posible que consigas detenerlo, e incluso derrotarlo.

Y esta visión estratégica tan obvia, parece que a menudo las personas (en todas sus acepciones, padres, profesionales, ciudadanos y políticos) la olvidamos y nos ceñimos a una posición fija, esperando parar a nuestro "enemigo", pensando inocentemente que, como llevamos la razón, nada nos puede derrotar.

De hecho, ya estamos derrotados, nos ha derrotado el orgullo. 

Este orgullo que es casi uno de los peores enemigos que tenemos (digo casi, porque el peor es la ira) , y que solo se puede combatir con la humildad.  

La humildad de saberse capaces de revertir las cosas, aún en la situación más complejas, buscando un punto de encuentro, aún sabiendo que en el corto plazo puedes perder batallas, pero siendo consciente que las guerras se pelean en largo y que una victoria - pírrica - no es victoria.

Si estamos obligados a luchar, debe ser la última opción como decía Sun tzu, seamos capaces de avanzar y retroceder asegurándonos el mejor desarrollo estratégico. Si no es estrictamente necesario, hagamos de la humildad nuestro ejército, busquemos el diálogo, y actuemos - avanzando o retrocediendo - manteniéndonos enfocados en  que lo podremos resolver.

Y entonces, descubriremos que hemos alcanzado la mejor solución.

25 septiembre, 2017

De mi tierra. los líos y los cuentos tibetanos


En mi tierra hay lío .....ni más, ni menos


Y refiero la palabra lío, no problema

Porque un problema, lo es si no tiene solución, y un lío siempre la tiene

Alguna vez he citado a mi abuela materna - una mujer, por cierto, de armas tomar - que cuando me veía nervioso me repetía - en un mal castellano porque era de origen húngaro - y "pacientemente"  que tenía que comprender (no entender, comprender) y que si las personas comprendiéramos un poco más, mucho menos líos tendríamos. Como decía Covey, primero comprender, después ser comprendido

Porque como decía San Pablo decía en la carta a los corintios (13,11)

Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño, pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño

y los líos en mi modesta opinión es cosa de niños.

Ser adulto es dejar el niño dentro y sobre todo aprender a escuchar. Acabar con los líos implica que cada uno decida que quiere escuchar y todos escuchen. No hay que gritar para que nos escuchen.

Comprendiendo, escuchando y buscando soluciones donde todos ganen algo y todos estén dispuestos a perder algo, entonces, y solo entonces, los líos desaparecen.

Porque, como dice el cuento tibetano, 

Cuando dos personas están enojadas, 
sus corazones se alejan mucho. 

Para cubrir esa distancia deben gritar, 
para poder escucharse. 

Mientras más enojados estén, 
más fuerte tendrán que gritar 
para escucharse uno a otro 

De las baterias y la motivación

Hace poco hoy a un conferenciante afirmar, sin ningún tipo de verguenza y con mucho convencimiento una frase que podría sonar a anatema en la gestión empresarial actual

La misión de un líder es no desmotivar a su equipo, las personas deben venir motivadas de casa

Y es que, a menudo, nos cargamos como padres, hijos, amigos o responsables de equipos de responsabilidades que no podemos asumir, la motivación es como la voluntad, se agota y se recarga.

La recarga no puede venir desde fuera, al fin y al cabo, podemos ser nuestros mejores amigos o nuestros mejores enemigos ( y eso lo podemos decidir), pero sería francamente absurdo - cuando no difícil de entender salvo que existan patologías clínicas que lo justifiquen - que no te lleves bien con la persona que ves primero al levantarte , tu mismo.

Así pues, si queremos mejorar en cualquier ámbito de relación de la vida (excluyo los propios, que también tienen su propio "método") convendría que recordáramos algunos consejos prácticos 

- que nuestra misión no es hacer por los demás sino acompañar y ayudar a hacer  (frase que leí de un responsable de voluntarios de Caritas) 
- que las baterías de la voluntad y la motivación se llenan cuando las personas se sienten importantes y útiles (recomiendo leer información sobre actividades - experimentales - hechas en asilo donde los residentes tomaban una parte de sus decisiones - incluido el menú del día ) y que eso si que está en nuestra mano
- que solo si nos llevamos bien con nosotros mismos (con un buen dialogo interior) podremos llevarnos bien con el mundo

Seamos pues conscientes de nuestra responsabilidad, en la justa y apropiada medida y así, sin duda,  seremos mas felices y sabremos acompañar a la nuestro entorno a serlo también

Porque como dijo Marco Aurelio

La felicidad depende de la calidad de tu pensamiento 


20 julio, 2017

Que es el ego?

Del denostado cristianismo, podemos sacar entre  otras, algunas lecciones fundamentales :


  • Que se no se debe criticar sin saber
  • Que de lo que dice mucho es especialmente inspiracional - con o sin trascendencia asociada

Del denostado Freud (no por todos... como no lo es el cristianismo) podemos sacar buenas lecciones sobre el ello, el yo y el superyo

Y de ambos dos, con toda la extrema modestia que ello implica, podemos también aprender algunas cosas : 

  • Que quien no se ama, no puede amar
  • Que nuestro "yo" es el que debe conseguir manejarse entre el loco y la bestia
Porque mezclando ambas cosas, deduces que debe tener un "ego" educado, en buscar - moderadamente - el placer -,  a su vez ascético  en el sentido de llevar una vida sobria, porque amar a los demás implica renunciar. aunque sea muy temporalmente,  a amarte (y amarte es aceptarte, comprenderte, mejorarte y aprender de tus errores) 



Conseguir algún sueño, deseo, trabajo, pareja, respeto .... debe implicar dos elementos que no deberíamos olvidar
  • Que hay que salir de nosotros, sin pisar a nadie
  • Que es bueno ser "egoístas" , en el buen sentido, es decir dejar que el loco nos domine, que la bestia se controle y que, en medio, sepamos que hacemos lo moralmente correo

No pisar y sentirse moralmente bien, es la clave de la felicidad, de amar y ser amado, de manejar a nuestro loco.




16 julio, 2017

Si olvidas lo más importante el resto no importa

Siempre insisto que es importante mantenerse enfocado, en la dirección de unos valores firmes, donde se tenga en cuenta siempre el mandamiento "amaras al prójimo como a tí mismo" 

En el amor a los demás, en la pasión que eso inspira, está la verdadera semilla del triunfo,, cito una frase de Emilio Aragón Jr hablando sobre su padre, el payaso Miliki 

""dedicó toda su vida a sus dos grandes pasiones, su trabajo y su familia", y en ambas "triunfó". "Pienso que su legado quedará por generaciones", ha resaltado
No hay triunfo sin respeto, no hay respeto sin amor (en algunos casos en el sentido de la palabra "ágape" griega).

En este mundo que vivimos, donde el egoísmo de algunos puede generar un cambio climático que nos "echará" de la Tierra, donde el individuo es un libro abierto (la Stasi son unos aficionados, comparado con lo que google sabe de nosotros),  donde la posverdad vale más que la verdad, y las palabras más que su significado, incluso en este mundo, debemos recordar lo que realmente es importante.

Lo importante de verdad es querer, respetar, compartir .... pero solo lo podremos hacer si nos quere(mos), respeta(mos), comparti(mos).

Porque la batalla que debemos ganar cada día es la que debemos ganar contra nuestros miedos y nuestras miserias.

Que cada batalla, por pequeña que ganemos, contra (más bien deberíamos decir "en"), nos guiará a ser mejores, y entonces triunfar en el sentido más completo de la palabra